Melissa Ohden

Ella fue «abortada» pero tuvo el derecho a réplica. Hoy habla por todos los abortados que no están.

Compartir en:
  • 255
    Compartidos

Melissa Ohden es una mujer de 42 años, que actualmente radica en Kansas City, en Missouri, y la cual puede considerarse como un auténtico milagro de vida, ya que logró sobrevivir a un aborto fallido que se practicó su madre biológica en el séptimo mes del embarazo.

Muchos hoy día justifican el aborto, y tendrán 1000 razones, pero lo cierto es que en un aborto estamos hablando de dos vidas, la de la madre y la del feto, que aun siendo feto, tiene vida, vamos a reducirnos a lo más científico.

Sin embargo solo estamos luchando por la voz de las madres y sus derechos, pero nadie le esta dando derecho a alegar al bebe, claro está que no puede defenderse, no puede comunicarse, pero y si los pudiéramos escuchar, ¿Qué seria lo que nos dijeran?

Creo que lo mas cerca que estaremos de esto es el relato te Melissa quien luego de enterarse de su verdadera historia decidió luchar en pro de la vida.

Si estas a favor del aborto no te digo que lo discutas conmigo, no soy una de las partes involucradas. Tal vez puedas refutarle a Melissa sus razones, y creo que ella si tiene el derecho a hablar por quienes son abortados.

Melissa es tratada como un desecho médico

Melissa dice haber tenido una infancia muy feliz gracias a todo el amor que le dieron sus padres adoptivos, quienes nunca le ocultaron cual era su verdadero origen.

Siempre creyó que su verdadera madre la había abandonado porque se habría embarazado muy joven y quizá, no tenía los recursos para mantenerla; sin embargo, se enteró de la triste verdad a los 14 años, cuando una de sus hermanas adoptivas se la confesó durante una discusión.

Su madre adoptiva le confirmó que había sobrevivido a un aborto fallido, gracias a la acción de dos enfermeras que la escucharon entre los desechos medicos y lograron mantenerla con vida al ingresarla a la unidad de cuidados intensivos. También le contó que su verdadera madre se llamaba Ruth y que fue la mamá de esta, o sea su abuela, la que quiso que interrumpiera el embarazo a través de un aborto salino, un método que en la actualidad ya no se practica y con el cual, se buscaba inducir el parto de un feto muerto dentro del vientre.

Pese a esto, Melissa logró nacer con signos vitales, lo cual molestó a su abuela, quien pidió al personal médico la trataran como “desecho médico”, algo que le ocultó a su hija y quien creyó todo este tiempo que su bebé había fallecido.

Melissa se propone encontrar a sus padres biológicos

Ohden asegura que enterarse de la verdad fue un duro golpe anímico, por lo que comenzó a beber en su adolescencia, vicio que logró superar y finalmente, a los 19 años se propuso encontrar a sus padres biológicos.

Fue en 2007 cuando logró saber quién era su papá y le envió una carta para notificarle de su existencia, la cual le fue respondida por sus familiares, informándole que lamentablemente tenía poco de haber muerto.

Pese a la mala noticia, pudo conocer a su abuelo paterno, con quien entabló una buena relación y quien le proporcionó los datos de sus abuelos maternos, a los cuales logró contactar y quienes le dijeron que, tristemente, tenían muchos años de no saber nada de su hija Ruth.

El reencuentro con su madre

6 años después, en 2013, Melissa Ohden fue contactada, vía telefónica, por una prima de Ruth, la cual conocía toda la historia, y quien se ofreció a ayudarla a que pudiera conocer a su verdadera madre.

Tanto ella como Ruth no estaban preparadas para dar el siguiente paso, así que decidieron que primero entablarían una relación a distancia y fue hasta el 2016 cuando se pactó una reunión en el zoo de Kansas City.

En cuanto nos encontramos, simplemente nos abrazamos y abrazamos”, pero “ahora nos vemos a todas horas: ambas vivimos en Kansas City y mis hijas la llaman nana

Melissa Ohden

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.