Nick Vujicic

No tiene brazos ni piernas y aún así logra motivar e inspirar

Compartir en:
  • 238
    Compartidos

Nick Vujicic, nació sin extremidades. Los médicos no encuentran explicación científica, para este “defecto de nacimiento”.

Cuando este australiano, nació en Melbourne el 4 de diciembre de 1982, sus padres se quedaron sin fuerzas, al comprobar que su primogénito había venido al mundo sin extremidades.

No tuvieron advertencias previas ni tiempo de prepararse para esto. Los médicos estaban atónitos y no tenían respuesta alguna. No hay una razón médica de porqué pudo suceder. Ahora tiene un hermano y una hermana que nacieron perfectamente, como cualquier bebé… 

La ley de su país, no permitía que se integrara en una escuela común debido a su incapacidad, pero su madre peleó con todas sus fuerzas para que esa ley fuera cambiada. Gracias a ella, Nick fue uno de los primeros estudiantes discapacitados, que fue integrado en las escuelas comunes.

Al principio tuvo que soportar las burlas del resto de los niños, quienes lo veían como algo diferente como algo raro. En muchas ocasiones estuvo a punto de tirar la toalla y dejar el colegio, no tenía ganas ni de verse. Pero con la ayuda de sus padres, empezó a luchar y a intentar realizar cosas, practicando continuamente, día a día, para conseguir la manera de valerse por si solo, al tiempo que ignoraba a quienes lo maltrataban, intentando ganarse la confianza de todos.

Les intentaba enseñar que aunque por fuera eran distintos, por dentro eran completamente iguales. Y con el tiempo sus compañeros, se fueron dando cuenta de su error, aceptándolo. Por lo que Nick, iba haciendo con el paso del tiempo, nuevos amigos. 

Tras muchos altibajos emocionales, que en muchas ocasiones le llevaron a profundas depresiones y momentos de soledad, supo anteponerse a la vida.

Con 24 años, terminó sus estudios de Comercio, Planeación Financiera y Contabilidad. Actualmente imparte conferencias sobre motivación personal, compartiendo su historia y testimonios. En especial, anima y fortalece a estudiantes, sobre los tópicos que les afectan hoy en día. 

Aprendió a independizarse, realizando actividades (como cepillarse los dientes, peinarse, etc…), que a nosotros nos parece totalmente, normal, por lo cotidiano y lo sencillo, pero para él fue una guerra, una auténtica guerra a la que ganó todas las batallas. 

Nick, es a sus 25 años de vida, un ejemplo de superación. Una lección para todos nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.